Luna de 9 a 5

Luna de Crystal en Santiago de los Caballeros

Esta es una entrada dedicada a todas las personas que desde hace meses nos contactaban por Instagram, WhatsApp y Snapchat para pedirnos una pieza de Luna de Crystal con envío por la Metro hasta el Cibao. ¡Aquí va el recuento de nuestro primer pop-up shop en Santiago de los Caballeros!

luna_colada_santiago_pop_up_shop_8

Esto de publicar nuestra cotidianidad por Instagram y Snapchat ha sido una aventura increíble para ambas. La tienda Luna de Crystal existe desde hace unos 15 años, cuando la Mamá Colada apostó por el mercado de accesorios de diseñador en Santo Domingo y creó este espacio. Sin embargo, fue hace solo un par de años que nos decidimos a compartir nuestro día a día con ustedes a través de redes sociales, y la experiencia ha sido maravillosa: ustedes han sido nuestra inspiración para esforzarnos cada vez más, nuestro focus group para traer nuevas líneas al país y, hace poco, fueron nuestra motivación para trasladarnos por primera vez a Santiago de los Caballeros.

Para que entiendan el nivel de delicadeza que tiene doña Charo en su propio hogar: es el tipo de persona que decora hasta su área de lavado. Su casa es, sencillamente, un sueño.

Y por si fuera poco, no solo tuvimos la oportunidad de llevar la mercancía a Santiago, sino también de exhibirla en un espacio espectacular: la residencia de doña Charo Domínguez, la personificación de una gran dama santiaguera. Doña Charo es conocida en Santo Domingo por la tienda de elementos decorativos que lleva su nombre. Llegamos a ella gracias a nuestro amigo Juan Manuel Polanco, director de la revista MDMA y embajador extraoficial de su natal Santiago en Santo Domingo. Juan Manuel fue el gran responsable del detallado y detallista montaje de las piezas, que aprovechaba los espacios de la hermosa casa de doña Charo para disponerlas como parte del paisaje decorativo. Para que entiendan el nivel de delicadeza que ella tiene su propio hogar, es el tipo de persona que decora hasta su área de lavado y prepara el té directamente con hojas de hierbas que tiene sembradas en un pequeño huerto, cada una con su nombre, para luego servirlo en una de las vajillas que tiene en la colección que inició hace unos 40 años. Su casa es, sencillamente, un sueño.

luna_colada_santiago_pop_up_shop_1

luna_colada_santiago_pop_up_shop_2

luna_colada_santiago_pop_up_shop_5

luna_colada_santiago_pop_up_shop_3

Para honrar ese espacio tan hermoso que nos había abierto las puertas, decidimos montar los objetos en venta haciendo honor a la residencia: queríamos que no se sintiera como una tienda, sino como un espacio cálido donde las clientas pudieran sentirse en casa, algo como una visita a donde una vecina para tomar un cafecito.

Queríamos también llevar una primicia a Santiago: acabábamos de recibir las piezas de la colección de accesorios Primavera-Verano 2016 de Oscar de la Renta, la primera de la casa hecha totalmente bajo la visión del diseñador Peter Copping —la misma estética híper-femenina que hizo famosa a Oscar, pero con unos aires más juveniles y contemporáneos—, y decidimos venderlos primero allá. Aparte, llevamos 30 alpargatas de esa colección —esos zapatos fueron todo un éxito cuando salieron a la luz en la NYFW—.

De Charlotte Olympia, otra de nuestras marcas insignia, llevamos 10 modelos de zapatos en diferentes tamaños, algunos pertenecientes a la colección I Married Adventure. El libro que da nombre y funcionó como inspiración para estas piezas cuenta la historia de la pareja de documentalistas estadounidenses Martin y Osa Johnson, quienes recorrieron el continente africano y los mares del Sur. Por eso en ellas se destacan el rattan y los animales de la sabana, el verdor de los grandes árboles africanos y los sellos de viaje de antaño.

En cuanto a los vestidos y blusas de Self Portrait, una marca que distribuimos exclusivamente en el país, pensamos que los mejores escaparates podrían ser vivientes: por eso, usamos dos vestidos de la última colección para recibir a las clientas. Durante el transcurso del día cambiamos de zapatos, para no agotarnos, y sin darnos cuenta demostramos una de las grandes fortalezas de esta marca: los vestidos son delicados en sus bordados y sus entalles, pero al no contener elementos de brillo, pueden pasar fácilmente del día a la noche apenas con un cambio de accesorios.

luna_colada_santiago_pop_up_shop_4

luna_colada_santiago_pop_up_shop_6

luna_colada_santiago_pop_up_shop_7

luna_colada_santiago_pop_up_shop_9

luna_colada_santiago_pop_up_shop_10

luna_colada_santiago_pop_up_shop_11

luna_colada_santiago_pop_up_shop_12

Quedamos honradas por haber podido compartir con tantas mujeres con proyectos empresariales e historias de vida impresionantes que se convirtieron en una inspiración inmediata para nosotras.

La respuesta de nuestras clientas fue extremadamente positiva, no solo en ventas, sino en cuanto a todo el calor humano con el que nos trataron: nos sentimos bienvenidas en la ciudad, agradecidas hacia todos los que se tomaron la molestia de pasar a visitarnos. Quedamos honradas por haber podido compartir con tantas mujeres con proyectos empresariales e historias de vida impresionantes que se convirtieron en una inspiración inmediata para nosotras. El día pasó rápido, en un ambiente relajado, que aparte se hizo con una preciosa causa en mente: para contribuir a la Fundación Autismo en Marcha que dirige doña Charo.

Gracias a todas las personas que asistieron, a quienes nos recibieron en su casa, a los esposos, novios y grandes amigos que nos dieron una mano con el empaque y el montaje de la mercancía, a quienes fueron a medirse una pieza que tanto habían deseado, a quienes fueron a descubrir nuevas marcas, a quienes fueron sin saber de qué se trataba el pop-up shop pero estaban curiosos, a quienes no podían estar pero mandaron a familiares y amigos en su nombre, a todos los que están más que convidados a pasar por Luna de Crystal si alguna vez están por Santo Domingo. Gracias a todos, de corazón —y de Ciudad Corazón— por recibirnos.

luna_colada_santiago_pop_up_shop_13

FOTOS: FotoRuido