Familia Luna, Luna celebra

Frescolitos Wedding: Pajes

¿Los pajes de mi boda? ¡Simple! Hice la lista de los pajecitos que quería que desfilaran. Al igual que como hice con las inspiraciones para mi vestido, hice para ellos una carpeta con ideas, tanto para niñas como para niños. En uno de los viajes de búsqueda de vestido, fuimos en búsqueda de telas bonitas.

Es la misma historia, uno se imagina algo pero luego las ideas se van aterrizando dependiendo de lo que uno encuentra. Las ideas fueron cambiando a medida que encontrábamos o no encontrábamos elementos, pero lo que sí siguió siempre, era que quería que las niñas se peinaran con uno de mis peinados favoritos, que además me hago mucho: el moñito alto con el lazo en satín. Quienes me conocen, ¡saben que así soy yo!

monito-alto-crystal-jimenez-vicens

Y siempre pensé que se podrían ver tan bellas desfilando así como “mini me”. Al principio hasta yo quería desfilar con un gran lazo en la cabeza, y probablemente se hubiese parecido mucho a mí, pero decidí dejarle ese detalle a los pajes, ¡y así fue!

Para mí fue súper importante supervisar cada detallito de los pajes, pues sentía que ellos eran una continuación de la novia, y en conjunto debían hacer armonía conmigo. Por eso, mi madre se encargó de que esos vestidos quedaran impecables. ¡Hasta las zapatillas les hicimos! Parecían princesitas y principitos.

luna_colada_frescolitos_pajes_3

La combinación de que el vestidito de los pajes fue inspirado en un vestido de novia que terminé descartando, junto con los peinados “igualitos a mi” y el toque del lazo, me hizo sentir conectada completamente con ellos además de que eran todos niños y niñas muy queridos de mi familia.

Aquí les comparto, además de las fotos del día de la boda, algunas del ensayo con ellos donde se portaron todos magníficamente bien.

luna_colada_frescolitos_pajes_1

luna_colada_frescolitos_pajes_5

luna_colada_frescolitos_pajes_2

luna-colada-pajes-1
luna-colada-pajes-2

luna-colada-pajes-3  luna-colada-pajes-4

Mis recuerdos favoritos de mis pajecitos

  • Nunca olvidaré cuando mi primito Alejandro empezó a llorar quejándose de que él solo llevaba “unos chelitos”, mientras que su hermano Fernando llevaba “algo caro” –refiriéndose a los anillos–. Tuve que explicarle lo importante que eran las arras, su significado y que estas en particular habían estado en la familia de Mariano por muchos años.
  • La risa que me salió cuando agarré a Fernando hacer un “thumbs up” a Mariano en el momento que me puso el anillo.
  • Y por último, el momento donde Fernando y Valentina (también primita) me vieron al desmontar del carro. Sus rostros y el comentario del “freco” de Fernando — “¡No te pongas nerviosa”– todavía me hacen reír.